sábado, 22 de febrero de 2014

Galletas de Nutella

Con un pote de Nutella podemos untar unas rebanadas de pan bimbo, podemos comernósla a cucharadas (seguro que más de uno lo habéis hecho!), o podemos hacer estas deliciosas galletas del libro de "El rincón de Bea". Si digo que están de vicio me quedo corta, pero es que además resulta que están hechas en un pim pam porque no hay que estirar la masa, no hay que dejar que refrigere, no es necesario cortarla con moldes... nada, mucho más fácil que todo eso. Y además, seguro que los ingredientes los tenemos en la nevera, porque son solo 4 y además muy corrientes.
 
En un fin de semana he hecho 3 tongadas de estas galletas, porque la primera que hice para que mi hija llevara a casa de su amiguita, se las llevó mi hermano ya que cuando le dejé probar una y me dijo que estaban tan tan buena (con su cara ya me lo dijo ;) me dio pena y se las di! la segunda tongada fue para mi gran amiga Julia que hizo pasar un finde de lo más agradable a mi hija!! y la tercera para la merendola de los amiguitos de Martí este domingo! Un no parar, pero de verdad, que entre que son fáciles y buenas, va a ser una galleta muy socorrida en casa.
 
En fin, cuando veais ahora la receta seguro que me daréis la razón y os vas a ir a la cocina a hacerlas! ;)


Galletas de Nutella

1 huevo
100 gr. de azúcar
140 gr. de harina
250 gr. de Nutella


Precalentamos el horno a 175ºC.
 
Batimos el huevo con el azúcar y cuando esté integrado añadimos de una sola vez la harina.
Incorporamos la Nutella hasta que tenga la masa una consistencia grumosa.
 
Formamos bolitas del tamaño de una nuez y las disponemos en una bandeja de horno que habremos forrado con papel de hornear.
 
Antes de hornearlas, aplastamos con un el "culete" de un vaso o bien con la mano la galleta. Las podemos aplastar mucho quedando después muy crujientes, o bien solo un poquito, quedando así más blanditas.
 
Las horneamos unos 8 minutos; en cuanto estén hechas, sacamos la bandeja del horno y la dejamos refrigerar en una rejilla.
 
Ya veréis que cuando las sacamos del horno están blanditas, muy blanditas, pero poco a poco se van endureciendo.

En menos que canta un gallo, tendréis que volver a hacerlas porque habrán volado! ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada