martes, 26 de noviembre de 2013

Galletas rellenas de chocolate

Ayer me di cuenta que no había publicado la receta de estas riquísimas galletas de chocolate que hice hace ya más de un mes, del blog y del libro "La receta de la felicidad". Para mi, es la mejor masa de galletas que he probado hasta ahora; en proporción, llevan menos cantidad de harina que las que suelo hacer, y también menos azúcar, y teniendo en cuenta que son para rellenar con chocolate es una buena idea.
 
A fecha de hoy, las he hecho con mantequilla sin sal y con mantequilla con sal, y sinceramente,  yo no se deciros cual de las dos está más buena.
 
Estas que os muestro a continuación que rellené con chocolate las hice con mantequilla sin sal, y otras que hice con mantequilla con sal no las rellené ni las decoré. Tanto de una forma como de otra, son una perdición!
 
 
 
Galletas rellenas de chocolate

Masa
200 gr. de mantequilla
125 gr. de azúcar glass
400 gr. de harina
1 huevo
una pizca de sal
 
Relleno
150 gr. de chocolate para fundir
100 gr. de azúcar glass
100 gr. de mantequilla
 
A continuación os describo como yo lo has he adaptado teniendo en cuenta el blog y el libro de "La receta de la felicidad".

Batimos la mantequilla con el azúcar hasta conseguir una consistencia cremosa. A continuación  echamos el huevo y volvemos a batir. Ahora solo nos queda añadir la harina, sin prisa pero sin pausa, y batimos hasta que tengamos una masa homogénea.
 
Con esta masa haremos una bola, que dividiremos en dos mitades. Cada una de ellas, la ponemos entre papel de hornear y con el rodillo la vamos estirando hasta dejar la masa de un grosor de unos 2mm, y las ponemos en la nevera como mínimo un par de horas (no pasa nada si la dejáis más tiempo).
 
Precalentamos el horno a 170º.
 
Sacamos la masa de la nevera y vamos cortando las galletas con el cortador deseado. Antes de ponerlas en el horno, las pondremos de nuevo en la nevera unos 15 minutos aproximadamente (esto se hace para que no pierdan la forma en el horneado).
 
Las horneamos aproximadamente unos 10 minutos, aunque esto varia mucho en función del horno que tengamos y del tamaño de la galleta que estemos horneando. Es cuestión de ir mirando y las sacamos del horno cuando veamos que los bordes están ligeramente doraditos.
 
Una vez las saquemos del horno, las vamos poniendo en una rejilla para que se acaben de enfríar.
 
Hasta aquí la receta de las galletas, que para conservarlas, las ponemos en una caja metálica.
 
Para hacer el relleno, derretimos el chocolate troceado y la mantequilla, a fuego suave, sin parar de remover. A continuación, añadimos el azúcar y removemos hasta dejar la crema sin grumitos.
 
Y ahora, nos ponemos unos guantes, y antes que la crema se enfríe, la ponemos en una manga pastelera desechable, cortamos un poquito la punta de la manga, y vamos rellenando con cuidado las galletas. Yo, para la ocasión, conté con la ayuda de mi marido, y mientras yo iba rellenando la galleta, el la iba tapando con la otra galleta.
 
Y listas para disfrutarlas!! No puedo decir cuánto tiempo aguantan, porque están demasiado buenas como para que aguanten más de tres dias!! ;)
 
Gracias por estar ahí!!
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario